9 ago. 2009

Don Juan y su bella dama |Telefe · 2008|

"Don Juan y su bella dama" es una telenovela que transmitió telefe desde el 17 de marzo de 2009, (día en el que debutó a las 13:30 horas con 12.8 puntos de rating) y que finalizo el 9 de marzo de 2009 a las 15.30, luego de varios cambios de horario, con 21.1 puntos y un total de 242 capitulos en el aire y acumulando en total un promedio de rating de 13.2 puntos. El tema de apertura se llama "Esa Dama" y es interpretada por Eduardo Frigerio. Mientras que el tema romantico de la pareja protagónica era de Axel Fernando y se llama "Si pudiera".

HISTORIA:
Juan es compositor musical y para él cada mujer tiene una melodía distinta. Seductor incorregible, la tentación de llevarlas a la cama para descubrir su cadencia interior es tan fuerte que su propia integridad. En realidad, tiene pánico a cualquier compromiso amoroso que ponga en peligro su “libertad”.

Jose es una muchacha extrovertida, de modales simples y buenos sentimientos. Es leal. Desde muy joven trabaja fuera de su casa. Desempeñó distintos oficios y no está dispuesta a resignar su independencia económica por nadie. Sostiene un noviazgo tranquilo en contraste con el matrimonio de sus padres, en permanente riesgo de divorcio.

Franco, el novio de Jose, es chileno. Tiene un hijo de siete años, que cría solo desde que llegó de Chile, cinco años atrás. Dice que es viudo, pero en realidad secuestró a su hijo. Su taller mecánico es una fachada que oculta su verdadero negocio: el desguace de autos robados.

Cuando todo indica que Juan se encamina hacia la más pertinaz de las solterías, Jose entra en su vida para desequilibrarla. A primera vista se enamora de ella, “un diamante en bruto” impermeable a sus intentos de seducción. Él necesita transformar a esta muchacha tosca en una dama de compañía para su abuela; esta aventura se convierte en una experiencia que los modifica a ambos.

Juan deberá superar su temor a asumir compromisos duraderos, si quiere conquistar y retener a Jose.
“El verdadero amor” que Jose representa lo hace desear ser un hombre mejor.
Jose descubre junto a Juan su propia potencialidad creativa y su capacidad para transformarse. Se convierte en una mujer segura de sí misma, que ya no acepta el chantaje afectivo de su novio ni las imposiciones de su padre autoritario.

Juan y Jose pronto descubren que encontrar el amor no es el final del camino, sino el principio. Para poder concretarlo, deberán cerrar historias del pasado: las de Juan y su compulsión seductora; las de Jose y un novio dispuesto a todo para retenerla. Y Juan debe reconocer que ese “diamante en bruto” que él ayudó a pulir se convirtió ahora en una mujer que toma sus propias decisiones profesionales, aunque estas compitan claramente con los intereses de él. Es un camino nuevo para Juan. Él está dispuesto a recorrerlo, siempre y cuando ella lo acepte a su lado.

Pasión, engaños, lealtades mafiosas y transformaciones inesperadas en búsqueda de la libertad –amorosa y creativa- son el cóctel que le da vida a la historia de “Don Juan y su bella dama”.

Personajes:
Juan Cané (Joaquín Furriel): Soltero, seductor tenaz, trabajador incansable del amor. Las mujeres que pasan por su vida buscan enamorarlo, acampar en su casa, regenerarlo, pero él tiene la habilidad e inteligencia de despedirlas sin pestañear. Desaparece siempre dejándolas en el clímax del romance, firmemente convencido de que su influencia fue benévola. No imagina que su paso desate también odios, locuras y deseos de venganza. Cautiva todo el tiempo a todas, es alto, de mirada profunda, muy apuesto… aunque su mayor atractivo es el carácter inconquistable que transmite. Constantemente cambia de celular cuando sus conquistas pretenden ubicarlo después de quedar en el camino. Si bien trabaja y mucho, parece vivir de vacaciones constantes. Nunca está cansado. También disfruta de la soledad, el buen vino, la buena música y jamás lo ataca la depresión del domingo por la tarde.
Tiene amigos famosos acá y allá. Acude a fiestas de la farándula. Jamás pasa desapercibido en ninguna parte. Para algunos un discapacitado de los sentimientos, para él: Un atleta.
Con su madre tenía un amor profundo. Guarda los mejores recuerdos. Para Juan, ella era una mujer magnífica que no merecía una muerte tan injusta. Trata de no recordar cómo fue, porque siente impotencia de no haber estado para ayudarla en el momento de su accidental muerte. Poco después de la muerte de su madre es que Juan decidió dejar Argentina y vivir en el exterior. Su carrera como compositor de bandas sonoras para películas va in crescendo. Su sueño siempre fue ganar un premio a la mejor canción, jamás conformar una familia. Sólo después de conocer a Jose y enamorarse, su corazón dejará de sentir como una dura roca.

Josefina Molina (Romina Gaettani): Soltera, bonita aunque de aspecto descuidado y algo escandalosa para hablar. Su esencia femenina y noble está oculta a la mirada de los otros y de ella misma. No terminó sus estudios, porque había que salir a trabajar. No es bruta, pero le falta clase. Trabaja como limpiavidrios, no le teme a las alturas y es de las que no se deja pasar por encima nunca. Tiene las cosas claras y el corazón ocupado en un noviazgo más por costumbre que por amor. Jamás usa pollera porque dice que tiene piernas feas, tampoco se maquilla porque no sabe, el pelo lo usa atado y antes de gastar dinero en la peluquería prefiere comprarle cosas a su hermano, a quien adora. Tiene una amiga fiel, Coni, a quien le cuenta todo. Con Emilio, el padre, la relación es buena, pero cuando discute con Franco y siente que lo defiende a él, se enoja y mucho. Con Alicia, su mamá, está todo bien, pero nunca fueron compinches. Si tuviera que elegir, desearía ser la antítesis. Su madre nunca trabajó y la ve descontenta con la vida que tuvo y tiene. Con Yolanda, la tía, comparte el cuarto y algunos gustos musicales.
Cuando Yolanda intenta maquillarla para que se vea más linda, Jose se siente ridícula, disfrazada.
Si bien no se ve casada con Franco, tampoco puede dejarlo. Sabe que Tomy, el hijo de su novio, siente por ella un amor incondicional y cuando intenta dejar a Franco, el socorro en los ojos de Tomy la hace dar marcha atrás.
Lógicamente, con Franco no existe pasión, hay pocos proyectos y antes de conocer a Juan, nunca le costó serle fiel. Si bien al comienzo, Jose no cree en Juan, a medida que transcurra la historia, irá descubriendo que detrás de la máscara de seductor hay un hombre al que difícilmente le cueste dejar de amar. Cuando Franco descubra la relación, nunca le perdonará esta “traición” y no parará hasta destruirla.

Franco Ramirez Puente (Benjamin Vicuña): Es chileno. Se gana la vida como mecánico. Su gusto por el riesgo marcó su juventud al filo de la ley. En Chile conoció a Carmela, con quien tuvo un hijo: Tomy. Armó una familia sin cambiar su gusto por los autos ni por el dinero fácil que obtenía de pequeños ilícitos. Al poco tiempo de convivencia, Carmela comenzó a cuestionarle su forma de ganarse la vida y se sucedieron los problemas en la pareja. Estaban con esta tensión cuando participó de un robo que salió mal -uno de sus cómplices fue detenido por la policía- y supo que debía irse antes de que lo atraparan. Buscó a Carmela, pero ella, indignada, se negó a acompañarlo en la fuga y mucho menos a involucrar a su pequeño hijo en un hecho delictivo. Franco, lleno de odio, no estaba dispuesto a irse con las manos vacías. Pasó a buscar al niño por la guardería y se fugó con él. Lo sacó ilegalmente de Chile.
Le dijo a Tomy que su mamá había muerto y que de ahora en más debían vivir sin ella. El dinero del robo le alcanzó para llegar a la Argentina e instalarse en el conurbano. Compró un taller mecánico cerca de la casa donde siempre vivieron los Molina. Al poco tiempo apareció La Jose en su vida y con ella un nuevo amor. El taller mecánico de Franco es una fachada que disimula su verdadero negocio: el desarmadero de autos robados que tiene en sociedad con Emilio, el padre de Jose. Cuando la trama avance y Emilio le suelte la mano poniéndolo en riesgo y exponiendo su relación con Jose. Franco desplegará su lado oscuro en lo posesivo de su relación con la protagonista, en cómo manipula a su hijo para retenerla y fundamentalmente en la falta de límites éticos y morales para lograr sus objetivos.

Serena (Isabel Macedo): Varios años más joven que Rafael, su futuro esposo. Conoce a Juan en un avión y termina en sus brazos. Ignora que es el hijo del hombre con el que va a casarse. No ama a Rafael, pero tienen negocios juntos que le aseguran una buena vida. Enamorada obsesivamente de Juan, se empeña en que él siga siendo su amante.
Serena es hermosa, su familia vive en el exterior. Tiene algún que otro video escandaloso dando vuelta en internet por el que muchas veces debe pagar abultadas sumas de dinero para que no lleguen a manos de Rafael y así descubra lo que hacía en la intimidad con sus novios. Conoció a Rafael en un evento y desde allí nunca se separaron.
Un problema de salud cuando era muy jovencita la dejó imposibilitada para tener hijos.

Carmela Linares (Victoria Rauch): Recurrió a la Justicia en reclamo de su hijo apenas descubrió que Franco lo había secuestrado. Decepcionada de la ley, decidió hacer su propio seguimiento. Durante un año los buscó y una pista la hizo instalarse en Buenos Aires. Carmela se gana la vida como empleada doméstica. Actualmente trabaja para Rafael Cané, el padre de Juan. Duerme en una pensión. El resto del tiempo, se dedica a buscar a su hijo.

Augusta (Perla Santalla): Ochenta años. Es la abuela paterna de Juan y ama profundamente a su nieto. Conserva el porte y la elegancia de la juventud y más allá de los olvidos típicos de la madurez, goza de excelente salud. Su hijo Rafael quiere hacerla “ pasar por loca” para quedarse con todo pero Augusta defiende su independencia con uñas y dientes. Es una mujer de temperamento que pelea con armas nobles: aliándose con Juan, Jose y refugiándose en el pasado. De joven vivió una historia de amor con Francisco Santillán que se truncó por su cobardía.
Ella pudo haber huido con Francisco, pero eligió seguir el camino predestinado a una muchacha de su clase y se casó con Isidro. Augusta dio a luz a Rafael, hijo de Francisco. Isidro, que era estéril, lo anotó como propio protegiendo así el buen nombre de Augusta. Augusta agradecida, respetó a su marido y se desvivió cuidando del niño, fruto del verdadero amor. Nunca comprendió porqué después de la muerte de Isidro, Rafael, que la adoraba, cambió radicalmente. Augusta vive el alejamiento de Rafael como un castigo, en su juventud se cerró al amor y ahora la vida le niega el afecto de quien más le importa. Buscó durante años el acercamiento, pero a fuerza de rechazos se resignó a aceptar esta relación fría y desamorada que plantea Rafael.
El nacimiento de Juan le cambió la vida. En él vuelca todo el amor que su hijo rechaza y la adoración entre nieto y abuela es mutua. Tuvo varias damas de compañía y las detestó a todas. No es una “ niñera de viejos” lo que ella necesita, sino el afecto de los suyos. La llegada de Jose a la casa será una inyección de vida. Ella no es una profesional gerontóloga, es una muchacha afectuosa que le resuelve cuestiones prácticas a Augusta pero que también recurre a ella para solucionar las propias. Este trato “ tan familiar” será un shock para Augusta, que pasará de sentirse invadida a sentirse necesitada y querida. Exactamente lo que Augusta y su nieto necesitan.

Rafael Cané (Raúl Rizzo): Es un hombre moderno y audaz. Fue siempre mujeriego y creció en una época donde esta condición era virtud más que defecto. Se casó con quien fue la madre de Juan, porque le gustó más que las otras, no porque estuviera enamorado. Siempre supo que la fidelidad no era para él. De todas maneras, sufrió cuando ella murió. Después del entierro, se dio cuenta de que pocas veces se había sentado a hablar con Juan y que eran dos perfectos desconocidos. El destino se ocupó de separarlos, mandando a Juan a New York.
Rafael odia a su madre Augusta. Durante mucho tiempo creyó que Isidro Cané –ya fallecido- el hombre que lo crió con amor, era su padre biológico. Aún siendo niño, ya era evidente para Rafael que el matrimonio de sus padres no era el más afectuoso. Pero fue tremendo para él saber que el gran amor de su madre fue un hombre pobre –Francisco Santillán- de quien nunca pudo olvidarse. Antes de morir, Isidro le confesó el secreto mejor guardado: que él no era su verdadero padre. Rafael nunca enfrentó a Augusta y así creció el resentimiento hacia ella.
En la actualidad, Rafael es broker inmobiliario y está enamorado de Serena (sobre todo, de su juventud y de la posibilidad de “mostrarla”). Junto a ella rejuvenece y además, se entienden a la perfección. Ambos planean quedarse con la casa de Augusta luego de internarla en un psiquiátrico tras declararla insana y construir allí una torre inteligente. A pesar de tener buen cuerpo y estar muy bien para su edad, intuye en el fondo que la relación con Serena tiene los días contados. No tiene escrúpulos y se pasa horas hackeando los correos electrónicos de ella para detectar alguna infidelidad. Es un verdadero experto, conoce todos los trucos. La infidelidad siempre ronda en su cabeza. Para él, todas las mujeres son como su madre… Y esa definición le produce una tormenta en el corazón que lo llevará incluso a enfrentarse a su hijo sin medir ninguna consecuencia, cuando descubra que éste mantuvo una relación con su prometida.

Alicia de Molina (Silvia Bayle): Madre de Jose. Ama de casa. De joven trabajaba en un banco y dejó todo por la familia. Hoy se siente vacía después de cada discusión con el marido. Si no se va de la casa es porque tiene miedo de no poder arreglarselas sola. Aparenta más edad de la que tiene en realidad, ya no se arregla y hace mucho tiempo que dejó de tener intimidad con Emilio. Después de una fuerte discusión, decidirá darse una oportunidad como mujer y saldrá a enfrentar la vida. Trabajará en una peluquería y conocerá a un hombre que por primera vez que la hará sentirse mujer.

Emilio Molina (Carlos Moreno): Es policía. Se enamoró de Alicia pero nunca fue capaz de decírselo, lo dio por entendido. Conoció a Franco y en una sola charla se dio cuenta de que no era buena persona. Intentó disuadir a Jose de no seguir saliendo con él, sin explicitar sus motivos. Cuando advirtió que era imposible alejarlo, decidió utilizarlo a su favor. Descubrió que en el taller, Franco tenía repuestos de dudoso origen. Franco pensó que su suegro lo denunciaría, pero lejos de eso, Emilio lo abrazó y le dijo: “Si la hacemos, la vamos a hacer bien”. Desde entonces, Emilio provee los autos robados que Franco desguaza.
Son una sociedad discreta, con obvia cobertura policial que brinda Emilio. En la comisaría conoció a la oficial Gutiérrez. La convenció para que los proteja antes de que ella pueda darse cuenta. Le jura que va a divorciarse pero nunca concreta.

La oficial Gutiérrez (Monica Scapparone): Es una oficial de treinta y largos, bonita y con ojos tristes. Entró en la policía para pagarse los estudios de abogacía, pero no es lo suficientemente inteligente. Tiene buen corazón. Después de un tiempo en la calle, ahora se dedica al trabajo de oficina. La calle le permitía descargar sus frustraciones por medio de la agresividad, pero tuvo que pedir licencia a tareas pasivas después de que casi perdiera la vida en un tiroteo. Tiene una cicatriz importante, recuerdo permanente de lo valiosa y frágil que es la vida y de cuánto debe cuidarla. Gutiérrez se aburre notablemente haciendo sumarios y tomando denuncias. El único compañero con el que tiene relación es Emilio, porque es casado y presupone que con él no corre peligro de enamorarse, pero se equivoca. Al poco tiempo cae en sus redes. La separación de Emilio está permanentemente en puerta pero nunca se concreta y Gutiérrez finalmente acepta el lugar de amante. Acepta su condición lo mejor que puede hasta que queda embarazada. La posibilidad de ser madre la moviliza más allá de lo que ella misma imagina. Gutiérrez se prepara para darle la feliz noticia a Emilio la noche que éste se entera de que la novia de Manuel, su hijo, está embarazada.

Manuel Correa (Guido Massri): Es el hijo menor de Emilio y el consentido de la casa. Tiene diecisiete años y todavía la mamá le lava los calzoncillos. La tía Yoli no se queda atrás, le lleva la leche a la cama y lo asiste cuando está saliendo tarde para el colegio. Jose también se desvive por él. El niño en cuestión es el típico hijo tardío. Nació para llenar el vacío de bebé en la casa y disfruta de todos los beneficios del cómodo rol que le toca. Una vez que pone un pie fuera de la casa, es un adolescente más que normal, que sale de noche, va a recitales y tiene una vida sexual que ninguno en la casa lleva. Desde hace unos meses está de novio con Micaela, una chica divina y tan consentida como él. Vagos como son, se llevan fantásticamente bien. La inactividad que sostienen durante el día la compensan con una sexualidad maratónica y descuidada que termina prontamente en embarazo. Lejos de intentar abortar, los adolescentes deciden tener a la criatura y resolver el tema de casa y comida instalándose en la casa de Jose.

Micaela Muñoz (Catalina Artussi): Es muy bonita. Novia de Manuel. Embarazada. La noche que hacen el planteo a la familia de Manuel, se arma un escándalo. La madre se descompone y Emilio se enoja.
A pesar de todo el embarazo continúa su marcha sin que ninguna de las criaturas asuma lo que está ocurriendo, sus planes son seguir siendo los niños de la casa y reproducirse. Los padres de Manuel están desesperados y se echan culpas cruzadas.
Intentan, primero sutilmente y luego a los gritos, meterle en la cabeza a estas criaturas que todo cambió, que deberán buscar trabajo y montar ellos mismos su familia, pero los chicos son impermeables a la idea. Peleas, marchas y contramarchas, amenazas ni castigos sirven de nada. En el transcurso de la historia, el embarazo llega a término y la pareja y el bebé se instalan en la casa multiplicando los problemas de esta familia de por sí caótica

Yolanda Correa (Graciela Stefani): Hermana de Alicia. Es la tía solterona, fumadora empedernida, con mal carácter. Siempre estuvo enamorada de Emilio, pero Alicia le ganó de mano. No por ello odia a la hermana, pero sí siempre está del lado de su cuñado apoyándolo y dándole la razón en cada discusión que tiene éste con su esposa.

Cesar McLean (Alejo Ortiz): Durante su infancia vivió como un pequeño burgués. Pasó casi desapercibido en la escuela, con unas notas bastantes mediocres, sin muchos amigos. El único, Juan. A los dieciséis ya tenía en claro que quería filmar sus propias películas. Se acaba de divorciar, pero afortunadamente sin hijos. Al comenzar la historia, está recién mudado. Pudo rescatar una computadora, su equipo de audio, un horno microondas y dos valijas con ropa. Pasada la depresión primera, Cesar se aboca a vivir la vida loca, a recuperar el tiempo perdido y finalmente, a la búsqueda de una pareja.
En medio de sus intentos por olvidar a su ex, debe aceptar que ella tiene otro hombre y que está por volver a casarse. Intenta terapia para asumir un divorcio que se niega a firmar, abandona terapia, escribe su mejor film, tiene amores, sale de fiestas con Juan, pretende un acercamiento con su ex, fracasa, acude a la primera audiencia de divorcio y se enamora de Noelia, la mediadora, descubriendo que en el sexo se puede usar un órgano que hasta ahora no había utilizado: El corazón. Pero grande es la sorpresa de Cesar al revelar que Noelia, tiempo atrás tuvo salidas con Juan, en su época de “seductor serial”, con lo cual esto lo pone en una tremenda disyuntiva. Cesar tratará de entender: Qué gracia tiene que te quieran cuando no sos el primero? Hacia el final de la historia, Juan será testigo de civil de Cesar y Noelia.

Pedro 'Piter' Fernández (Michel Noher): Sus padres se divorciaron cuando era muy chico. La situación económica que se vivía en su casa por aquella época obligó a Peter a dejar los estudios y empezar a trabajar. Desde hace un año es empleado de Franco en el taller mecánico. Desconoce los negocios sucios que se hacen en el lugar. Peter es muy apuesto, tiene buen cuerpo y un alma transparente. Le gustan las mujeres más que la música, la cerveza y el fútbol. Muchas veces tarda en entender lo que le dice Franco o Emilio.
Salió con muchísimas mujeres, pero su relación más importante comienza con el principio de la historia. Desde hace algún tiempo, Maite frecuenta el taller todas las mañanas. Es fácil adivinar que viene de trabajar en la noche (prostituta). Peter la mira y está loco por ella, pero nunca se atrevió a hacerle ninguna propuesta a pesar de que Franco lo impulsa a que lo haga asegurándole que seguro dirá que si. Peter tiene en claro que no quiere estar con ella pagando. En su interior, pelea contra los prejuicios de estar con alguien y aceptar compartirla con otros. Cuando se decide a hablarle, a convencerla para que deje de trabajar en la noche, la encuentra en la cama con Franco y el cielo se le viene encima. Franco lo hace como una manera de “despabilar” al muchacho, ignorando que lo que consigue es partirle el corazón.

Maite (Fernanda Neil): Es bonita, no el cliché de la prostituta común. Conoce a Peter al pasar por el taller mecánico. Cuando murió su madre, salió a trabajar para mantenerse. Estar en la calle ejerciendo la prostitución no es lo que más le gusta, sabe de los peligros, pero aprendió a cuidarse. No busca enamorarse porque es consciente de que ningún hombre perdonaría su pasado. Lo vive con naturalidad. No lo llora, ni lo lamenta. A diferencia de sus amigas, no sueña con despertarse al lado de un mismo hombre el resto de su vida. Inmediatamente de vivir una aventura con Franco, se entera de que Peter abandonó el taller. Por primera vez comienza a extrañar a alguien. Se da cuenta de lo importante que era Peter en sus días y en sus horas. Abocada a encontrarlo, lo tropieza en una calle oscura. Juntos se van a un cuarto de hotel, hacen el amor hasta quedar sin aliento y por única vez. Maite se da cuenta de que con él, la carne es ardiente, la comunión profunda y lo mejor de todo: ahora quiere un compromiso total y despertar todos los días. A partir de acá, nada será fácil en la vida de ambos. Deberán chocar con viejos clientes de ella que aún la buscan, enterrar prejuicios, sacudir las imágenes que atormentan a Peter imaginándola con otros y recién entonces, borrar la historia y escribir una nueva.

Coni (Silvina Acosta): Amiga incondicional de Jose. La mejor alumna del colegio, la ordenada, la pragmática. Si Jose es habladora y rápida, Coni es lenta y silenciosa. Si Jose es desordenada y caótica, Coni es estructurada y pensante. Tiene la mala costumbre de querer cambiar a los hombres con los que sale. Con todos repite el mismo molde. Los transforma a su gusto, razón por la cual sus relaciones no duran más de cinco meses. Los convierte en ella, envenena la convivencia. Promediando la historia, Jose le presenta a Genaro, amigo músico de Juan: Pelo largo, barba, dientes torcidos y ropa de feria americana…
Las primeras salidas transcurren con normalidad, hasta que, fiel a su estilo, Coni intenta comenzar a transformarlo a su imagen y semejanza. Pero esta vez, no resulta. En una fuerte discusión, en la que ella le plantea el final de la relación Genaro la hace cambiar de opinión. Coni se enamora hasta perdidamente y al terminar la historia, su pelo no está tan prolijo como al comienzo y ya no gasta lo que gana en ropa, ahora se viste en ferias americanas y camina de la mano con Genaro, de quien no quiere separarse nunca más.

FICHA TÉCNICA:
Elenco estelar
Joaquín Furriel.................... Juan Cané
Romina Gaettani................. Josefina Molina

y
Benjamin Vicuña................. Franco Ramirez Puente

Con la participacion de
Isabel Macedo..................... Serena Monterrey - Graciela

Actor invitado
Raúl Rizzo............................ Rafael Cané

La primera actriz
Perla Santalla...................... Augusta

Elenco protagónico
Silvia Bayle......................... Alicia
Alejo Ortiz........................... César
Silvina Acosta..................... Coni
Victoria Rauch.................... Carmela
Michel Noher...................... Peter
Guido Massri...................... Manuel
Fernanda Neil.................... Maité
Catalina Artusi................... Micaela
Diego Bugallo...................... Tomy Ramirez
Gabo Correa....................... Tolosa

La participación especial de
Graciela Stefani............... Yoli

La actuación de
Mónica Scapparone......... Gutiérrez
y
Carlos Moreno.................. Emilio Molina

Actuaron también
Jorge Rivera López.......... Francisco Santillan
Dana Basso........................ Dorys Monterrey
Melina Petriella................ Mora
Juan Manuel Greppi.............. Felipe
Paula Morales.................. Penelope Contreras
Horacio Roca.................... Basilio
Malena Solda.................... Luciana Octaviano
Fabian Mazzei.................. Alex Molina
Gerardo Chendo.............. Pascual
Luis Ziembrowski........... Gabriel Contreras
Rafael Ferro.................... Ezequiel Jordán
Cristian Pasman............. Oliva
Barbara Badia................. Danila
Ricardo Bauleo................ Renzo
Luciano Brusco................ Valentín
Sergio Dennis.................. Sergio Dennis

[ 2008 ] ENDEMOL Y TELEFE CONTENIDOS
Autores: Claudio Laceli - Marisa Quiroga - Eleonora Cambre
Dirección: Carlos Luna
Dirección de exterióres: Pablo Ambrosini
Asistentes de dirección: Victor Farias - Claudio Ratti
Producción ejecutiva: Juan Carlos Cabral
Producción: Federico Levrino - Silvia Caumon
Productor técnico: Alejandro Rojas
Coord. producción: Maria Jose Fuentebuena - Amalia Gerardi
Post. producción: Ignacio Pochat - Gabriel Simari
Dirección de exterióres: Pablo Ambrosini
Coord. autoral: Fidel Chiato - Betina Sancha
Coord. de actores: Claudia Zaefferer
Escenografia: Carlos Golac
Vestuario: Felicitas Isse Moyano - Selva Salinas
Sonido: Luis Rojo - Luis Rama
Iluminacion: Diego Cascini - Juan Lira
Musicalización: Federico Martinez
Arte: Diego Pignochi - Quique Agulla - Marcelo Delelis - Javier Arancibia

El final de "Don Juan y su bella Dama":
Juan, Jose, Serena y Franco están en manos de un desquiciado Rafael (Raúl Rizzo). El padre de Juan se tomó 6 años para planificar su venganza y, ahora, llegó la hora de ejecutarla. El macabro plan ideado por Rafael obligará a Juan, Jose, Serena y Franco a matarse entre ellos. Un arma y cuatro personas desesperadas sometidas a la tortura de un cautiverio monstruoso. El villano desde una inverosímil isla de edición y rodeado de cámaras, torturó psicológicamente a sus víctimas con videos, voces falseadas y amenazas, tratando de doblegarlos para que acaben eliminándose entre ellos. Las victimas fueron llegando de a uno (nadie sabe cómo hizo para secuestrarlos sin dejar rastros) a la fabrica abandonada .

Pero fueron las sospechas de Juan antes de caer en sus manos las que le permitieron al comisario Tolosa (Gabo Correa), con la ayuda de Francisco (River a López, abuelo de Juan), armar una estrategia para rescatarlos justo a tiempo. El tiempo que Juan y Jose necesitaban para descubrir que aún se amaban, y el que necesitaban Franco y Serena para redimirse y tener una nueva oportunidad de estar juntos.

Así, las dos parejas de esta historia comparten el mismo destino feliz: Juan se queda con Jose y Valentín (el hijo de ambos), y Franco y Graciela (Graciela Ramírez, la verdadera identidad de Serena, una mala que deviene buena gracias al poder del amor) forman una familia con Camilita (la hija de ambos, que estaba pupila en un colegio) y Tomy, el "champion" (hijo ahora adolescente de Franco y Carmela), que regresa de los Estados Unidos ­donde vivió los últimos años junto a los Cané­ para perdonar a su padre.

Después de las infinitas maldades a las que había sometido a sus víctimas, lo menos que merecía Rafael (Raúl Rizzo), a esta altura, era la muerte. Y que le llegara de mano de su propio padre Francisco (Jorge Rivera López) resultó, tal vez, un castigo demasiado piadoso para un villano que evolucionó al punto de desarrollar poderes casi sobrenaturales (logró sobreponerse, entre otras cosas, a un falso entierro, al encierro en un manicomio, a la cárcel y a la persecución de una legión de policías).

Así, todos felices consiguen lo suyo: Micaela y Peter esperan el hijo que tanto les costó, Connie (al fin recibida) y Felipe se van a casar, Manuel (Guido Masri) encuentra un nuevo amor que lo ayudará a olvidar a Micaela, y César, el solterón empedernido, se convierte en un reconocido director de cine que filma la historia de Don Juan y su bella dama y la convierte en un éxito de taquilla.

Juan ­que pensaba volver a los Estados Unidos para cerrar su historia con Miranda (su novia americana)­ se arrepiente y decide quedarse en el país, para cumplirla promesa de acompañar a Jose y a su hijo en su primer día de clases. La última escena muestra a la familia unida, con Jose embarazada y a punto de darle un nuevo integrante.

0 comentarios: